Somos expertos en terapias complementarias

Aplicamos la que más convenga según las necesidades de todos nuestros pacientes

¿Qué es la amalgama?
El relleno de amalgama gris-metálico se elabora mezclando mercurio líquido (presente en una proporción del 50%) con un polvo de aleación. Este polvo se compone habitualmente de estaño, cobre y plata. Las amalgamas convencionales con gamma-2 contenían en su polvo, adicionalmente, un 3% de mercurio. En las amalgamas nuevas, libres de gamma-2, se redujo el mercurio adicional al 1,5% o se eliminó totalmente. En todo caso, queda en el empaste un 50% de mercurio y, según los conocimientos científicos, las amalgamas con o sin gamma-2 se comportan de idéntica forma respecto a la contaminación de mercurio

¿Intoxicación de amalgama?
Entre la colocación del empaste de amalgama y la intoxicación suelen pasar muchos años. Hay personas que se ven más afectadas que otras, incluso hay algunas que no presentan ningún tipo de problema. Esto depende principalmente del buen funcionamiento del sistema inmunitario, el mecanismo de desintoxicación, la forma de vida, la alimentación y la contaminación ambiental.

La mayoría de personas que han sido tratadas con amalgama, tarde o temprano sufren desequilibrios a consecuencia de la continua exposición al mercurio. Se sienten cansados y agotados y de vez en cuando sufren dolores de cabeza. Pero se acaban acostumbrando a ello, achacando los trastornos a la edad. La memoria falla progresivamente. El médico de cabecera diagnostica algún día una enfermedad del hígado o de la bilis limitándose a tratar esos síntomas. Seguidamente, aparecen alergias o dolores en las articulaciones. ¿Quién puede llegar a imaginar que el foco de los problemas está en los dientes ?

Se debe sospechar una intoxicación prácticamente en todos los pacientes que son resistentes a los tratamientos médicos. Ni siquiera hace falta que lleven empastes. A lo mejor, su intoxicación procede de la madre o sus empastes fueron eliminados pero el mercurio permanece todavía en el cuerpo.

La amalgama produce un efecto tóxico especialmente en

  • el sistema nervioso: dolores, depresiones, parálisis, etc.
  • el sistema inmunológico: propensión a infecciones, alergias, hongos, etc.
  • el sistema hormonal: cansancio, nervios, desarreglos menstruales, etc.
  • las mucosas: sinusitis, úlceras, llagas en la boca, etc.
  • los tejidos conjuntivos y de sostén: dolores musculares y en las articulaciones, etc.

Tipos de los afectados por la amalgama

  • Portadores de amalgamas sanos. Padecen ocasionalmente síntomas de cansancio.
  • Portadores de amalgamas con algunos síntomas persistentes como cansancio, fotofobia, dolores de cabeza, trastornos del apetito y episodios depresivos. A pesar de las dolencias, pueden continuar con su trabajo.
  • Portadores de amalgamas seriamente afectados. La enfermedad se ha manifestado descompensando su organismo. Padecen estados de cansancio agudos, dolores de cabeza, migrañas, estados de sopor, trastornos del equilibrio, mareos, problemas respiratorios, hiperventilación aguda o crónica, trastornos de la sensibilidad (hormigueo en las extremidades), temblores musculares, calambres, trastornos de la marcha, sabor metálico en la boca, disregulación vegetativa, problemas de vista, diarreas crónicas, pérdida de peso, dolores musculares y en las articulaciones, intranquilidad, estados de angustia y, en ocasiones, miedo a la muerte.

Síntomas físicos
Migraña, dolor de cabeza, cansancio, estados de fatiga, ligero temblor en las manos, mareos, pérdida de memoria, sensación de tener piernas y brazos dormidos, sabor metálico en la boca, infecciones en boca y garganta, propensión a infecciones, inflamaciones, arritmias, problemas de circulación, dolores en las articulaciones, debilidad muscular, trastornos de la vista, tinnitus, problemas gastrointestinales, colitis, trastornos menstruales y de fertilidad.

Síntomas psíquicos
Miedo, intranquilidad, irritación, nerviosismo, depresiones, desgana, falta de concentración, mala memoria, sueño inquieto, pesadillas, alucinaciones, tartamudeo, balbuceo en el lenguaje, timidez, agresividad, sensibilidad a la luz y al ruido.

En nuestro centro realizamos el estudio de las amalgamas y desinterferímos su conexión con el sistema

Mantente informado

Suscríbete gratis a nuestro blog para recibir automáticamente los artículos que subamos sobre temas relacionados con las terapias alternativas y complementarias. Queremos compartir contigo nuestra visión, inquietudes y compromiso con nuestra vocación. Podrás dejar comentarios e intercambiar libremente nuestros contenidos.